EarthSky // Entrevistas // La Tierra Jun 25, 2013

¿Por qué las abejas mueren después de picar?

Cuando la abeja entierra su aguijón, ya no lo puede sacar, dejando atrás no sólo el aguijón, sino también parte de su tracto digestivo, músculos y nervios.

Una abeja pica cuando percibe una amenaza a su colmena, pero cuando se encuentra lejos de ella, rara vez pica a menos que alguien la pise o la toque bruscamente; y cuando lo hace, muere. El aguijón de una abeja se compone de dos lancetas con púas. Cuando la abeja entierra su aguijón, ya no lo puede sacar, dejando atrás no sólo el aguijón, sino también parte de su tracto digestivo, músculos y nervios. Este enorme desgarro abdominal es lo que mata a la abeja.

Durante varios minutos tras la muerte de la abeja, su aguijón sigue trabajando. Los nervios y los músculos entierran el aguijón más profundamente en la piel, introduciendo veneno en la herida.

Abejas en aprietos

Probablemente has escuchado a la gente decir que se debe sacudir el aguijón o rasparlo, en vez de pellizcarse. Sin embargo, ya que el aguijón sigue trabajando después de que la abeja muere, lo único importante es sacarlo rápidamente. Los estudios demuestran que no importa cómo, ya que incluso la demora de unos segundos resolviendo cómo quitarlo, puede tener un efecto perjudicial.

Crédito de la imagen: Waugsberg

Si bien una abeja muere cuando pica, esto cobra sentido desde una perspectiva evolutiva. Las abejas obreras que defienden la colmena no se reproducen, por lo que la única manera de asegurar que sus genes se transmitan es a través de la protección de la colmena y de sus parientes reproductivos al interior.

¿Puede una colonia de abejas reemplazar a la reina?

Otros insectos que pican, como las avispas y avispones, no mueren cuando lo hacen. Estos insectos tienen una funda especial que se desliza por el aguijón con púas, retirando los ganchos. Es posible que estas avispas se beneficien menos que las abejas de la ‘defensa suicida’, ya que sus nidos sin miel, relativamente inaccesibles, no son atacados con tanta frecuencia. O tal vez, vuelan más rápido y tienen más posibilidades de evadir que un golpe cuando pican.

Cuando una abeja pica, emite una mezcla de feromonas de alarma desde una glándula ubicada cerca de la cavidad que contiene la lanceta. Estas feromonas estimulan a las otras abejas en la colmena, las que van a abrir sus mandíbulas, sacar sus aguijones y picar cualquier cosa que se mueva cerca de ellas.

El proceso de dejar atrás parte del cuerpo como una forma de defensa – en este caso, parte del abdomen – se llama ‘autotomía’. Otros ejemplos del reino animal comprenden lagartijas perdiendo sus colas y cangrejos, sus tenazas cuando están amenazados.

Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia.