EarthSky // Entrevistas // La Tierra Jan 07, 2013

¿Por qué eran gigantes los insectos prehistóricos?

Transpórtense al pasado unos 300 millones de años y verán libélulas con alas del tamaño de un halcón y a milpiés tan largos como un ser humano.

¿Te quejas sobre los insectos en tu parabrisas? Pues bien, agradece que los insectos hoy en día sean considerablemente más pequeños que algunos de sus ancestros prehistóricos.

¡Solamente imagínate estas críaturas exactamente como las de una película de horror! Parecían monstruos milpiés de 9 pies de largo y libélulas con alas que alcanzaban casi dos y medio pies.

Pero ¿por qué no sobrevivieron estos gigantes insectos?

Tom Atkinson, entomólogo de la Universidad de Texas en Austin, nos dijo que existen dos motivos principales. Uno se debe a que la atmósfera ha cambiado. En la época de los insectos gigantes – hace 50 hasta 350 millones de años – durante los periodos iniciales de la Tierra del carbonífero y el pérmico, nuestro planeta era más caliente, más húmedo, y contenía más oxígeno. En ese entonces, la atmósfera contenía más de 30 por ciento de oxígeno en comparación con el aire hoy en día, el cual está compuesto por un 21 por ciento de oxígeno.

Los niveles de oxígeno eran especialmente importantes para los insectos porque estos no tienen pulmones. En lugar de pulmones, dependen – para el flujo de aire – de una serie de aperturas a través de sus cuerpos llamadas espiráculos, las cuales se conectan directamente a los tejidos que necesitan oxígeno.

Tom Atkinson: Son menos eficientes en transferir el oxígeno a los músculos y los otros órganos internos. Entonces eso impone un limitante sobre el tamaño máximo que pueden tener.

El segundo factor importante en la disminución de poblaciones de insectos gigantes fue la evolución de las aves.

Hace aproximadamente 150 millones de años, apareció el ave más antigua de la cual se tenía conocimiento: los arqueópterix. A través del tiempo, la evolución de las aves hizo que estas se volvieran más rápidas y ágiles que los insectos gigantes.

Tom Atkinson: Un insecto de un metro de anchura de sus alas pues probablemente va a ser muy lento – mucho más lento que un ave – y muy delicioso. Sería comestible para toda la familia.

A pesar de que asociamos los insectos gigantes con el pasado distante, algunos de los insectos hoy en día son en realidad más grandes que sus ancestros.

Tom Atkinson: Actualmente las cucarachas modernas son más grandes que los fósiles de cucarachas prehistóricos. No todos los grupos eran más grandes.

Afortunadamente, la mayoría de los insectos son aún lo suficientemente pequeños para caber bajo una tasa, para ser aplastados con un periódico enrollado o ingeridos por un ave.

Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia, donde comienzan los descubrimientos.