EarthSky // Artículos // La Tierra Oct 22, 2012

¿Cuál es el estado de los bosques a nivel mundial?

Imagina un campo de fútbol americano cubierto de árboles. Cada cuatro segundos perdemos toda esa área de bosque.

Para muchos, los bosques son un lugar para alejarse del mundo convulsionado. Un lugar para pasear, respirar profundamente y reconectarse con nosotros mismos y la naturaleza.

Sin embargo, estudios indican que el número de bosques está decreciendo en todo el mundo. Un último estudio – a saber, el más completo a la fecha – que contó con la cooperación entre 190 países y con los datos del programa Satélite Landsat de la NASA, ha tomado fotografías detalladas de copas de los árboles por más de 40 años.

Entre 1990 y 2005, hemos perdido unos 180 millones de hectáreas de bosque. En 2005, sólo alrededor del 30 por ciento de la superficie terrestre de todo el planeta estaba cubierta de bosques.

¿Cuántos bosques estamos perdiendo y qué tan rápido?

Imagina un campo de fútbol americano cubierto de árboles. Cada cuatro segundos perdemos toda esa área de bosque. Y eso, teniendo en cuenta todos los nuevos árboles que se han plantado alrededor del mundo.

Las causas de la deforestación varían través del planeta. En algunos lugares, la tierra es deforestada para cultivar nuevas cosechas. En otros lugares, los bosques son arrasados para crear terrenos para la ganadería. Y en otros, la deforestación se produce para dar espacio a nuevos bosques como aquellos destinados a la palma aceitera.

Con la población mundial en crecimiento ininterrumpido, la demanda de recursos naturales como la madera y la tierra es inclemente. Sin embargo, cuando se mantienen intactos, los bosques poseen un enorme valor. La Dra. María Uriate, ecologista en la Universidad de Columbia nos explica:

María Uriarte: Los beneficios de los bosques para la población son múltiples. El primero es la conservación de la biodiversidad, que tiene implicaciones diversas a través de animales y plantas, luego la captación de carbono a nivel global, la protección de los suelos contra la erosión, y finalmente la regulación del flujo y la calidad del agua. Los bosques, una vez que tienen ya más de 45 años, limpian el agua.

Conservar los bosques longevos y promover el crecimiento de nuevos bosques podría contribuir a restringir el calentamiento de nuestro planeta. Ello, porque los bosques almacenan carbono en forma natural; un gas de efecto invernadero que se cree aumenta la temperatura en la atmósfera.

Crédito: David Patte/US Fish and Wildlife

Si bien estamos perdiendo un campo de fútbol americano en tierras forestales cada cuatro segundos, esto no significa que todo esté perdido. Por ejemplo, en algunas partes del mundo, como Puerto Rico, los bosques están, de hecho, renaciendo.

María Uriarte: La isla de Puerto Rico estaba casi completamente cubierta de bosques antes de que llegaran los españoles. Y para el año 1950, le quedaba solamente cinco por ciento de bosque a nivel de la isla. Procesos económicos provocaron la migración de la gente hacia zonas urbanas. Ahora la isla tiene un 60 por ciento de bosque.

La gestión adecuada de los bosques existentes, un esfuerzo concertado para aumentar su tamaño, y un enfoque equilibrado para el uso de sus recursos será clave para garantizar su salud futura, y a su vez, la salud y el bienestar futuros de todos nosotros.

Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia, donde comienzan los descubrimientos.