EarthSky // Artículos // La Humanidad Feb 04, 2013

La biomimética y la ciencia moderna

La biomimética utiliza los secretos de la naturaleza para crear materiales más durables, eficientes y ecológicos.

La biomimética es la práctica mediante la cual, la ciencia utiliza las formas y adaptaciones de los animales y plantas para buscar soluciones sustentables a una amplia variedad de problemas y necesidades humanas.

Alguna vez, alguien me dijo que el aprendizaje ocurre cuando imitamos de manera correcta una acción determinada y en este sentido, los seres humanos somos los eternos imitadores.

Las alas de los aviones imitan a las alas de aves. Imagen del avion de los hermanos Wright en el año 1908.

Distintos estudios relacionados con el aprendizaje en las personas, han confirmado que la imitación es fundamental para los distintos procesos mediante los cuales, adquirimos habilidades básicas, tales como el habla, el comportamiento social adecuado y hasta la manera en la que adquirimos y catalogamos información.

Asimismo, el hombre ha estado imitando a la naturaleza desde hace miles de años. Desde la antigua China y la imitación de los movimientos de ciertos animales en el Kung Fu, hasta el estudio de las aves por los hermanos Wright para sus modelos de aviación, el hombre ha intentado asimilar la sabiduría de millones de años de evolución a sus creaciones y diseños.

Sin embargo, durante muchos años la ciencia dejó de lado este importante aspecto del aprendizaje, enfocándose mayormente en teorías y fórmulas alejadas de las formas concretas de la naturaleza, siendo la Revolución Industrial y el ensamblaje en línea algunos de los ejemplos más representativos de un enfoque alejado de la forma en la que la naturaleza provee riqueza y abundancia.

El Velcro fue inventado cuando un ingeniero suizo se dio cuenta que le costaba mucho trabajo limpiar a su perro cuando a este se le adherían fragmentos de flor de cardo en el pelaje. Crédito de la imagen: Zephyris

Sin embargo, a partir de la década de los 50, una nueva aproximación basada en la aplicación de métodos y sistemas biológicos presentes en la naturaleza, para el estudio y creación de tecnología moderna y diseño de sistemas de ingeniería, comenzó a adquirir gran fuerza en la comunidad científica.

Ejemplos concretos hay muchos. El ultrasonido, sonar y radar utilizado hoy en día para aplicaciones médicas, aeronáuticas y militares, está basado en la ecolocación de los murciélagos. El Velcro, utilizado en incontables aplicaciones textiles, fue inventado cuando un ingeniero suizo se dio cuenta que le costaba mucho trabajo limpiar a su perro cuando a este se le adherían fragmentos de flor de cardo en el pelaje. Nuevos materiales para los techos de las casas se han diseñado a partir de la flor de loto, que cuenta con un mecanismo natural que limpia sus hojas cada vez que llueve.

Un martín pescador. Crédito: Lip Kee

Una de las aplicaciones más representativas de la biomimética se desarrolló en Japón durante la década de los 90′s, cuando uno de los ingenieros del tren bala se dio a la tarea de corregir el tremendo ruido que causaba el tren al salir de los túneles. Al darse cuenta que dicho ruido era provocado por un colchón de aire acumulado en la nariz del tren debido a las altas velocidades, el ingeniero, que gustaba de observar aves, llegó a una ingeniosa solución al darse cuenta que cierto tipo de ave, los martín pescadores (los Alcedines), se zambullían en el el agua sin crear grandes salpicaduras.  ¿El resultado? La eliminación del ruido y un ahorro de 15% en energía al ser dicho diseño mucho más aerodinámico.

La utilización de la biomimética en la medicina y la industria está revolucionando la manera en la que creamos nuevos y mejores productos y servicios, aun y cuando dicha tecnología apenas está dando sus primeros pasos. Quizás dichos conocimientos basados en millones de años de evolución nos ayuden a retomar ese sentido de reverencia y respeto que nuestros antepasados tenían por la naturaleza.

  • Regina

    Excelente!!! Me encanta este articulo!!

  • ehoward

    ¡Muchas Gracias Regina!