EarthSky // Artículos // La Humanidad Nov 11, 2013

Esto le pasa a tu cerebro sólo con azúcar

¿Sabías que el consumo de muchos refrescos y dulces – incluso por tan sólo seis semanas – podría deteriorar tu memoria?

¡Espera un momento antes de beber ese sorbo… o dar ese mordisco!

¿Sabías que el consumo de muchos refrescos y dulces – incluso por tan sólo seis semanas – podría deteriorar tu memoria?

Un nuevo estudio señala que una dieta alta en fructosa, es decir los azúcares comúnmente derivados de remolacha, caña de azúcar y maíz, pueden ralentizar tu cerebro, obstaculizando tu memoria y aprendizaje. Afortunadamente, el mismo estudio sugiere también que el consumo de alimentos que contienen nutrientes llamados ‘ácidos grasos omega-3’, que se encuentran en alimentos como nueces, salmón, semillas de linaza y sardinas, pueden contrarrestar estos efectos negativos.

El estudio – dirigido por Fernando Gómez-Pinilla de la Universidad de California en Los Ángeles – se enfocó en el jarabe de maíz rico en fructosa, un líquido de bajo costo que es seis veces más dulce que el azúcar de caña. Este jarabe se emplea en muchos alimentos procesados, como bebidas gaseosas, condimentos, salsa de manzana y alimentos para bebés. Según el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos., el estadounidense común consume cada año más de 40 libras de jarabe de maíz rico en fructosa.

El estudio monitorizó dos grupos de ratas. Cada grupo fue alimentado con comida regular y entrenado en un laberinto dos veces al día durante cinco días. Luego, fueron cambiados a una dieta rica en fructosa durante seis semanas. Sólo uno de los grupos recibió conjuntamente ácidos grasos omega-3.

Crédito de la imagen: Helga Weber

Luego de seis semanas en dieta experimental, las ratas fueron nuevamente sometidas a prueba en los laberintos.

De los dos grupos, las ratas que recibieron fructosa sin un suplemento de ácidos grasos omega-3 tardaron más en completar el laberinto, en tanto que sus células cerebrales presentaron problemas para comunicarse entre sí, entorpeciendo la capacidad de las ratas para pensar con claridad y recordar la ruta del laberinto.

Los ácidos grasos omega-3 nos resguardan frente a daños en la sinapsis, el enlace químico entre las células cerebrales que posibilita la memoria y el aprendizaje.

Fernando Gómez-Pinilla: Estas membranas que rodean la célula tienen un contenido muy alto de omega-3 y eso es muy importante para la funcionalidad de estas células.

Entonces, ¿qué implicancias tiene esto para nosotros los humanos? En suma, lo que comes puede tener un gran impacto en cómo funciona su cerebro.

Fernando Gómez-Pinilla: Cuidarse de no comer comidas malas lo cual no es muy fácil porque en general las comidas malas también desafortunadamente algunas de ellas son bien deliciosas.

¿Aún piensas hacer un lado esta recomendación y darte un gusto con un dulce helado de crema y frutas? Entonces come también alimentos ricos en omega-3. Hoy en día hay diversas opciones donde puedes investigar cuales son los ácidos grasos omega-3 y encontrar listados de todos los alimentos que lo contienen.

Fernando Gómez-Pinilla: Todos tenemos que comer. Y empezamos a investigar esto y nos dimos cuenta que las comidas realmente funcionan como drogas, como medicamentos en realidad.

A fin de cuentas, todos somos ratas en un laberinto, y lo que comes tiene un impacto en si ganas el queso o si encuentras un callejón sin salida.

Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia, donde comienzan los descubrimientos.