EarthSky // Artículos // La Humanidad Feb 12, 2013

¿Qué es el síndrome de colapso de colmenas?

Las abejas melíferas europeas en las que los agricultores estadounidenses dependen para la polinización de sus cosechas han estado desapareciendo.

Puedes agradecer a las abejas por aproximadamente uno de cada tres bocados de la comida que ingieres.

Esto se debe a que las abejas y otros animales polinizadores ayudan a posibilitar aproximadamente el tercio de la comida que ingerimos. Como te podrás dar cuenta, las abejas son críticas al suministro de comida en la Tierra. EarthSky en Español habló con entomólogo Raúl Medina de la Universidad de Texas A&M para saber más.

Raúl Medina: Sin las abejas tal vez no tendríamos en el mercado almendras, manzanas, cerezas, melones, pepinos, calabazas. Sin las abejas, muchos de esos frutos estarían por completo fuera del mercado.

¿Qué se entiende por “orgánico”?

Pero las abejas melíferas europeas en las que los agricultores estadounidenses dependen para la polinización de sus cosechas han estado desapareciendo.

Los científicos conocen este fenómeno como el “síndrome de colapso de colmenas”. Desde el año 2006, los colmeneros han reportado una pérdida anual del 30 al 90 por ciento de las abejas en sus colmenas.

Un apiario. Crédito de la imagen: Przykuta

Raúl Medina: Abres la cajita y ves que en la colmena está la reina, están los bebés, las larvas en sus respectivas celdas, pero las abejas no están. Y no están muertas alrededor, no están, han desaparecido. Eso es lo que se llama el síndrome de colapso de colmenas o el síndrome de colapso de colonias.

¿Por qué las abejas mueren después de picar?

¿Puede una colonia de abejas reemplazar a la reina?

Esta no es la primera vez que las abejas han desaparecido. También ocurrió en la época de 1880 y en el siglo pasado, en los años veintes y, nuevamente en los sesentas. Pero no hay forma de saber si esos problemas del pasado se debían a la misma causa.

Los científicos en todo el mundo han estado buscando el motivo del síndrome de colapso de colmenas. Podría deberse a un hongo, a pesticidas, malnutrición, prácticas de apicultura o podría ser ocasionado por una combinación de factores. Los investigadores aún no están seguros.

Raúl Medina: Todo indica que puede ser una combinación de diversas causas, que no es sólo un agente el que produce el problema.

A mucha gente le preocupa las pérdidas económicas, no solo para los apicultores, sino también para los agricultores, quienes proveen nuestra comida. Todos los años, los agricultores en los Estados Unidos importan millones de abejas melíferas para que sus cosechas sean polinizadas.

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos ha estado buscando formas de mejorar las prácticas del manejo de las abejas. Están estudiando las enfermedades de las abejas melíferas y los parásitos que las atacan. Los científicos en las universidades públicas y privadas también han estado ayudando. Ellos han descubierto que las prácticas de agricultura tendrían que volverse un poco más amables para con las abejas.

Las abejas pueden ver colores que nosotros no podemos ver

Raúl Medina: Cuando uno mantiene abejas a nivel industrial, mayormente se alimentan de muy pocas variedades de flores que uno planta en las secciones gigantescas. De repente, eso hace que la dieta de la abeja, especialmente de las bebés que son alimentadas por las obreras, no esté balanceada. Y al no estar balanceada, pueden tener problemas inmunológicos.

Algunos científicos también están haciendo la prueba con abejas silvestres en las granjas. Ellos creen hoy en día que –bajo condiciones favorables–las abejas silvestres pueden polinizar cosechas e influir realmente en el futuro de la comida.

En granjas de prueba, en California, los agricultores cultivan muchos diferentes tipos de cosechas y también incluyen sitios silvestres o
semisilvestres en el paisaje de la cosecha, lugares que a las abejas les gusta, como pastos, barbechos, praderas y zonas de plantación de árboles. Cultivar flores para las abejas silvestres es algo que también ayuda.

Agradecemos a la Fundación Nacional de la Ciencia, donde comienzan los descubrimientos.