EarthSky // Entrevistas // Guías Astronómicas Jan 24, 2013

¿El cometa ISON será el cometa del siglo?

En noviembre de 2013, el cometa ISON volará a través de la atmósfera del Sol. Si el cometa sobrevive, podría emerger brillando tan intensamente como la Luna.

Cerca de la órbita de Júpiter, una tenue mota de luz se mueve a través de la oscuridad del espacio. A primera vista, parece poca cosa, pues no es más brillante que las miles de estrellas distantes que salpican el aterciopelado cielo que hay detrás. De hecho, se necesita un telescopio grande para percatarse de que es un cometa.

¡Pero en qué cometa podría convertirse!

Más tarde, en el transcurso del año, el “Cometa ISON” podría transformarse en un llamativo objeto visible a simple vista, incluso a plena luz del día.

El “Cometa ISON” es un cometa rasante del Sol”, explica Karl Battams, del Laboratorio Naval de Investigaciones (Naval Research Lab, en idioma inglés). “La órbita del cometa lo llevará muy cerca del Sol, lo cual, sabemos, puede ser algo espectacular”.

Nuestra guía de observación mensual del cometa ISON en el 2013

El cometa Hale-Bopp en el año 1997. Imagen gracias a Philipp Salzgeber

El cometa fue descubierto en septiembre de 2012 por los astrónomos rusos Vitali Nevski y Artyom Novichonok. Lleva el nombre (en idioma inglés) del programa de sondeo del cielo nocturno en el cual trabajan, la Red Óptica Científica Internacional (International Scientific Optical Network o ISON, por su acrónimo en idioma inglés).

Artículos sobre otros objetos pasando cerca de la Tierra en el 2013:
Febrero: El asteroide 2012 DA14 pasará muy cerca de la Tierra en el 2013
Marzo: El cometa PANSTARRS podría ser divisado a simple vista

A medida que transcurre el año 2013, el cometa se encuentra aún muy lejos (cerca de la órbita de Júpiter). Por eso se ve como una mota. “Pero es, de hecho, muy brillante para ser un objeto que se encuentra a tan extrema distancia”, dice Battams. El resplandor del cometa sugiere que se encuentra expulsando gas y polvo desde un núcleo bastante grande; “en el rango de 1 a 10 kilómetros”, estima Matthews Knight, del Observatorio Lowell.

El 28 de noviembre de 2013, esta “bola de nieve sucia” volará a través de la atmósfera del Sol, pasando así a un poco más de un millón de kilómetros de la superficie estelar. Si el cometa sobrevive (y el “SI” debe ser de gran tamaño), podría emerger brillando tan intensamente como la Luna, y podría ser visible cerca del Sol, a plena luz del día, por poco tiempo. La cola polvorosa del cometa, extendiéndose en el cielo nocturno, podría convertirse en una sensación mundial.

Algunos periodistas han comenzado a llamar a ISON el “Cometa del Siglo”, aunque Don Yeomans, del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra (Near–Earth Object Program, en idioma inglés), de la NASA, cree que es aún demasiado pronto para llamarlo de esa manera.

“Tengo la edad suficiente como para recordar el último ‘Cometa del Siglo’”, dice. En el año 1973, un cometa distante, llamado Kohoutek, prometía brindar un gran espectáculo, justo como lo hace ahora ISON. Pero lo que realmente apareció fue tan decepcionante que Johnny Carson hizo chistes sobre el tema en The Tonight Show. “Se apagó progresivamente”, dice Yeomans. “Los cometas son notablemente impredecibles”.

“El Cometa ISON tiene el potencial para estar a la altura de las expectativas, pero también podría no llegar a nada”, concuerda Battams.

Haz clic aquí para ver un diagrama interactivo en 3D de la órbita del Cometa ISON. Cortesía del Programa de Objetos Cercanos a la Tierra, del Laboratorio de Propulsión a Chorro.

Uno de los peligros es el Sol. Se sabe que las fuerzas de marea y la radiación solar pueden destruir cometas. Un ejemplo reciente es el del cometa Elenin, el cual se hizo pedazos y desapareció en el año 2011, mientras se acercaba al Sol. Sin embargo, Elenin era un cometa mucho más pequeño.

Quizás una comparación más apropiada es el cometa Lovejoy, el cual voló a través de la atmósfera del Sol en 2011. Lovejoy emergió intacto e impresionó a los observadores del cielo durante semanas con su llamativa cola.

“El cometa ISON es probablemente al menos dos veces más grande que el cometa Lovejoy y pasará un poco más lejos de la superficie del Sol”, menciona Knight. “Esto parece ser favorable para que el cometa ISON sobreviva y nos brinde un buen espectáculo”.

Una de las posibilidades más emocionantes es que se produzca una ruptura parcial. “Si el cometa ISON se parte, podría observarse como una ‘hilera de perlas’ cuando se lo mire a través de un telescopio”, especula Battams. “Podría incluso parecerse al famoso cometa Shoemaker–Levy 9, el cual impactó contra Júpiter, en 1994″.

Si se rompiera, no representaría ninguna amenaza para la Tierra, asegura Yeomans. “El cometa ISON no está en una trayectoria de colisión. Si se desintegra, los fragmentos seguirían estando en la misma trayectoria segura que el cometa original”.

¿Chocará un asteroide asesino contra la Tierra?

Pase lo que pase, los observadores del cielo del hemisferio norte podrán disfrutar de un buen espectáculo. El cometa ISON tendrá una posición favorable para los espectadores de este hemisferio durante los meses posteriores a su giro alrededor del Sol. Pasará casi directamente sobre el Polo Norte, por lo que será un objeto circumpolar, visible durante toda la noche.

¿Fracasará el cometa ISON… o será un gran espectáculo? Manténgase conectado con EarthSky en Español para enterarse sobre futuros anuncios.