EarthSky // Artículos // El Espacio Jan 14, 2013

Una cuna de estrellas

La guardería estelar W40, que se encuentra a 1.000 años luz de nuestro planeta, fue observada por primera vez por el observatorio espacial Herschel de la ESA.

Los intrincados filamentos de polvo y gas que conforman esta guardería estelar albergan a más de 600 estrellas en formación. Esta región fue observada por primera vez por el observatorio espacial Herschel de la ESA.

La región nebulosa coloreada de azul, conocida como W40 o Sharpless 2-64, se encuentra a 1.000 años luz de nuestro planeta en dirección a la constelación del Águila, y tiene una extensión de unos 25 años luz.

Se trata de una inmensa nube de hidrógeno gaseoso, iluminada por la radiación emitida por al menos tres jóvenes estrellas ocultas en su interior.

Esta nebulosa se está expandiendo, comprimiendo a su paso el gas que la rodea, lo que desencadenará la formación de una segunda generación de estrellas.

La guardería estelar W40. Imagen: ESA y SPIRE & PACS consortia, Ph. André (CEA Saclay) para Gould’s Belt Key Programme Consortia

Se estima que en el sector cubierto por esta imagen se encuentran unos 600 cúmulos de polvo y gas, la mayoría de los cuales terminará colapsando para formar nuevas estrellas.

Unas 150 protoestrellas ya han alcanzado las últimas fases de su proceso de formación. En cuanto se estabilicen las reacciones de fusión, se encenderán sus núcleos, convirtiéndose en estrellas adultas.

W40 forma parte de un gigantesco anillo de estrellas y nubes de formación de estrellas conocido como el ‘Cinturón de Gould’, que parece rodear el cielo nocturno. Sus guarderías estelares son uno de los objetivos clave de la misión Herschel, que pretende comparar la formación de estrellas en cada región para determinar cómo influye el entorno local en el proceso.

Fuente: NCYT