EarthSky // Entrevistas // El Espacio Jul 17, 2013

Nuevo mapa de la cola del sistema solar

Al igual que los cometas, el sistema solar tiene una cola. Por primera vez, la nave espacial IBEX, de la NASA, confeccionó un mapa de la estructura de esta cola

Al igual que los cometas, el sistema solar tiene una cola. Por primera vez, la nave espacial IBEX (acrónimo de Interstellar Boundary Explorer, en idioma inglés, o Explorador de la Frontera Interestelar, en idioma español), de la NASA, confeccionó un mapa de la estructura de esta cola, que tiene forma de trébol de cuatro hojas.

En un trabajo publicado en la edición del 10 de julio de la revista Astrophysical Journal, los científicos describen la cola, denominada heliocola, tomando como base las imágenes recolectadas durante los tres primeros años de operación del IBEX.

Otras estrellas exhiben colas que viajan detrás de ellas como la cola de un cometa. Los científicos utilizaron el Explorador de la Frontera Interestelar (Interstellar Boundary Explorer, en idioma inglés), de la NASA, con el fin de confirmar que nuestro sistema solar también tiene una cola. Desde la esquina superior izquierda, y en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, las estrellas que se muestran son: LLOrionis, BZ Cam y Mira. Crédito de la imagen: NASA / HST / R.Casalegno / GALEX

Otras estrellas exhiben colas que viajan detrás de ellas como la cola de un cometa. Los científicos utilizaron el Explorador de la Frontera Interestelar (Interstellar Boundary Explorer, en idioma inglés), de la NASA, con el fin de confirmar que nuestro sistema solar también tiene una cola. Desde la esquina superior izquierda, y en el sentido contrario al de las manecillas del reloj, las estrellas que se muestran son: LLOrionis, BZ Cam y Mira. Crédito de la imagen: NASA / HST / R.Casalegno / GALEX

A pesar de que algunos telescopios han detectado estas colas alrededor de otras estrellas, ha sido difícil descubrir si nuestra estrella produjo alguna. Las partículas que fueron halladas en la cola (y en toda la heliosfera, que es la región del espacio sobre la cual tiene influencia nuestro Sol) no brillan, de manera que no se pueden observar a través de los instrumentos convencionales.

“Al examinar los átomos neutros, el IBEX ha podido llevar a cabo las primeras observaciones de la heliocola”, dijo David McComas, quien es el investigador principal del IBEX, en el Instituto de Investigaciones del Sudoeste (Southwest Research Institute, en idioma inglés), ubicado en San Antonio, Texas, y también es el autor principal del trabajo. “Muchos modelos han sugerido que la heliocola podría parecerse a esto o a aquello, pero no hemos realizado observaciones. Siempre hacíamos dibujos en los cuales la cola del sistema solar simplemente se iba ‘apagando’ ya que ni siquiera podíamos especular sobre cómo se veía realmente”.

El IBEX mide las partículas neutras creadas por las colisiones en los confines del sistema solar. Esta técnica, denominada imágenes de átomos neutros energéticos, se basa en el hecho de que las trayectorias de las partículas neutras no se ven afectadas por el campo magnético del Sol. En cambio, las partículas viajan en línea recta desde el sitio de la colisión hasta IBEX. En consecuencia, la observación del sitio del que provienen las partículas neutras describe lo que está sucediendo en estas regiones distantes.

La cola del sistema solar. Ilustración gracias a la NASA.

La cola del sistema solar. Ilustración gracias a la NASA. El círculo no representa el Sol, sino el sistema solar. Los bordes del círculo marquen la heliopausa, donde termina la influencia del Sol y comienza el espacio interestelar – el espacio entre las estrellas.

El círculo azul en esta ilustración también muestra el heliosfera que rodea a nuestro Sol. La 'nube' naranja a la izquierda representa una onde de choque creada cuando nuestro Sol se mueve a través del espacio interestelar. Esta ilustración gracias a la NASA

El círculo azul en esta ilustración también representa el heliosfera que rodea a nuestro Sol. La ‘nube’ naranja a la izquierda representa una onda de choque creada cuando nuestro Sol se mueve a través del espacio interestelar. Esta ilustración gracias a la NASA

“Desde que comenzó a trabajar, en el año 2008, el equipo de la misión IBEX nos ha sorprendido con sus descubrimientos en la frontera interestelar, incluyendo un desconocido cinturón de partículas neutras energéticas que la atraviesa”, declaró Arik Posner, un científico del programa IBEX, de la NASA, en Washington. “La nueva imagen de la heliocola proporcionada por el IBEX completa un área que previamente tenía un vacío en el mapa. Somos testigos de primera mano del rápido progreso de la ciencia heliofísica”.

Al reunir las observaciones llevadas a cabo durante los tres primeros años de trabajo del IBEX, el equipo mostró una cola con una combinación de partículas que se mueven rápidamente y otras que lo hacen lentamente. Hay dos lóbulos de partículas más lentas a los costados y partículas más rápidas arriba y abajo. Esta forma de trébol de cuatro hojas se puede atribuir al hecho de que, en los últimos años, el Sol ha estado enviando viento solar de rápido desplazamiento hacia la región cercana a sus polos y viento solar más lento hacia la región de su ecuador. Este es un patrón común en la fase más reciente del ciclo solar de 11 años de nuestro Sol.

Sin embargo, la forma de trébol no se alinea perfectamente con el sistema solar. La forma completa está levemente rotada, lo cual indica que se aleja del Sol y de su influencia magnética, y las partículas cargadas comienzan a abrirse paso hacia una nueva orientación, alineándose de este modo con los campos magnéticos de la galaxia local.

caption

El viaje de nuestro Sol a través del espacio interestelar está llevándonos a través de un conjunto de nubes interestelares de muy baja densidad. En este momento el Sol está en el interior de una nube que es tan tenue que el gas interestelar detectado por IBEX es tan escasa como un puñado de aire que se extiende sobre una columna que se encuentra a cientos de años luz de largo. Imagen gracias a la NASA / Adler / U. Chicago / Wesleyan

Los científicos no saben cuán larga es la cola, pero creen que se va desvaneciendo hasta tornarse indistinguible del resto del espacio interestelar. Asimismo, los científicos están poniendo a prueba sus actuales modelos del sistema creados por computadora y los están comparando con las nuevas observaciones con el fin de poder lograr un mejor entendimiento de la cola, similar a la de un cometa, que se mueve detrás de nosotros.