EarthSky // Artículos // El Espacio Oct 17, 2012

Encuentran el exoplaneta conocido más cercano a la Tierra

Un equipo de astrónomos europeos ha descubierto un planeta de masa parecida a la de la Tierra orbitando muy de cerca la estrella Alfa Centauri B.

Gracias a uno de los telescopios que el Observatorio Europeo Austral (ESO) tiene en Chile, un grupo de astrónomos liderados desde la Universidad de Ginebra (Suiza) ha observado un planeta de masa ligeramente superior a la terrestre orbitando una estrella cercana parecida a nuestro Sol.

El planeta está mucho más cerca de su estrella, Alfa Centauri B, que la Tierra, e incluso Mercurio, del nuestro. “Mercurio se encuentra a 0,3 unidades astronómicas (UA) del Sol, mientras que el nuevo exoplaneta está a solo 0,04 UA de su estrella, es decir, unas 7,5 veces más cerca”, explica a SINC Xavier Dumusque, autor principal del trabajo.

Esta proximidad coloca al exoplaneta fuera de la zona habitable, la distancia de la estrella a la que el agua –si la hubiera– podría ser líquida, por lo que no se le puede considerar un gemelo de la Tierra. “El planeta orbita su estrella en 3,2 días y se requerirían 200 días, por lo que está lejos de la zona habitable”, reconoce Dumusque.

Impresión artística con el planeta orbitando la estrella Alfa Centauri B. Credito de imagen: ESO / L. Calçada.

El investigador destaca que este estudio, que publica hoy Nature, “muestra que si queremos detectar planetas similares a la Tierra en zonas habitables, tendremos que caracterizar de forma extremadamente precisa las diferentes señales que inducen las estrellas, como hemos empezado a hacer con este análisis que nos ha llevado al descubrimiento del planeta”.

HARPS captó los bamboleos estelares

El exoplaneta fue detectado utilizando el instrumento HARPS, instalado en el telescopio de 3,6 metros en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. El equipo lo detectó captando los pequeños bamboleos en el movimiento de la estrella Alfa Centauri B generados por el tirón gravitatorio del planeta que la orbita.

El efecto es diminuto, hace que la estrella se mueva hacia delante y hacia atrás no más de 51 centímetros por segundo –1,8 km/hora, más o menos la velocidad que alcanza un bebé cuando gatea–. Es la precisión más alta alcanzada nunca con esta técnica.

Alfa Centauri es una de las estrellas más brillantes de los cielos australes y el sistema estelar más cercano a nuestro sistema solar –se encuentra a tan solo 4,3 años luz de distancia–. En realidad se trata de un sistema estelar triple, que consiste en dos estrellas similares al Sol orbitando cerca la una de la otra, designadas como Alfa Centauri A y B, y una estrella roja débil más distante conocida como Próxima Centauri.

Desde el siglo XIX, los astrónomos especulaban con la posibilidad de la existencia de planetas orbitando estos cuerpos, ya que sería el lugar más cercano en el que encontrar un huésped que pudiera albergar vida más allá del sistema solar, pero hasta ahora las búsquedas de gran precisión no habían revelado nada.

Alpha Centauri. Credito de imagen: ESO/Digitized Sky Survey 2, Davide De Martin

Alfa Centauri B es muy similar al Sol, pero ligeramente más pequeña y menos brillante. El nuevo planeta descubierto se encuentra orbitando a unos seis millones de kilómetros de su estrella. La órbita del otro componente brillante de esta estrella doble, Alfa Centauri A, se mantiene a cientos de veces esa distancia, pero aún así sería un objeto muy brillante en los cielos de este planeta.

La eterna búsqueda de nuestro gemelo

El primer exoplaneta alrededor de una estrella tipo Sol fue encontrado por el mismo equipo en 1995 y, desde entonces, ha habido más de 800 descubrimientos confirmados, pero la mayor parte son planetas mucho más grandes que el nuestro, abundando los planetas tipo Júpiter. El reto es detectar y caracterizar uno de masa similar a la de la Tierra pero en la zona de habitabilidad de su estrella.

“Este es el primer planeta con una masa similar a la de la Tierra encontrado alrededor de una estrella de tipo Sol. Orbita muy cerca de su estrella y debe hacer demasiado calor para albergar vida tal y como la conocemos”, insiste Stéphane Udry, coautor del artículo y miembro también del Observatorio de Ginebra, “pero es posible que forme parte de un sistema en el que haya más planetas. Otros resultados de HARPS y nuevos descubrimientos de Kepler, muestran claramente que la mayor parte de los planetas de baja masa se encuentran en este tipo de sistemas”.

“Búsquedas en base a la velocidad radial como la nuestra participan en el esfuerzo general que se está haciendo por detectar exoplanetas de baja masa, además de misiones espaciales como Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS)”, añade Dumusque.

Aunque el anuncio de esta noticia estaba previsto a las 19:00h de hoy (hora peninsular española), anoche Nature decidió dar vía libre a su publicación, después de que un medio croata y otro turco rompieran el acuerdo de embargo y dieran a conocer la información casi 24 horas antes de lo estipulado por el grupo editorial.

Fuente: SINC